Estemos en contacto

Contacto

PIN. BE. INST. TW.

Silvia Canda

  |  Revistas   |  Jade

Jade

El jade es considerada  una piedra sagrada para diferentes culturas  y es utilizada en el Oriente especialmente en China, simboliza la paz y la serenidad.

Existen muchas imágenes de Buda y diferentes  altares confeccionados con esta hermosa piedra.

En el idioma chino, el jade es llamado ‘Yu’ – Tesoro -, y fue siempre usada en la alta sociedad de esta cultura, a quienes los  beneficiaba con el poder de la longevidad y con una vida más próspera y segura.

Sin embargo, no sólo en esa región del mundo se ha utilizado el jade. También en México hay vestigios de su uso. Cuando los conquistadores españoles llegaron allí, pudieron observar que los nativos usaban el jade con el nombre de «piedra de” ijade”, para curar las afecciones renales.

Durante la existencia de la gran cultura maya, el jade también fue objeto de veneración por parte de los habitantes de estas regiones mesoamericanas, siendo específicamente el jade de color verde al que consagraban y al que le atribuían poderes de abundancia y fertilidad. Esto llevó a que muchos amuletos de los mayas estuvieran elaborados con estas piedras.

El jade se usa, se lleva o coloca en el tercer ojo para recibir sabiduría. La sabiduría no significa conocimiento. Es el conocimiento asimilado apropiadamente, y aplicado en la vida diaria.

El jade fortalece las facultades mentales y ayuda a razonar.

Aún hoy, muchas personas reciben terapias basadas en el uso del jade, el cual ha demostrado ser un excelente reparador de la salud, ya sea por el mejoramiento de órganos dañados del cuerpo o de estados de depresión y estrés.

El jade tiene múltiples propiedades mágicas que van desde atraer el amor, dinero y suerte, hasta evitar accidentes.

Con respecto al amor, en la China se tenía la costumbre de grabar la figura de una mariposa en jade para atraer el amor o se entregaba directamente  una piedra de este mineral a otra persona con la esperanza de que se enamorara. Es hasta el día de hoy un frecuente regalo de compromiso.

       También en China se lo usaba  atando a la cintura varios trozos de jade para atraer la suerte gracias a que producían un bello sonido al entrechocarse. Las bailarinas se ponían esta especie de cinturón y bailaban de acuerdo con los sonidos y los ritmos provocados por sus movimientos. Estos pendientes de jade figuran en un antiquísimo poema chino: «… El que a toda otra música prefiere el tintineo de los pendientes de jade, ha escuchado esa piedra crecer en la roca…»

Cuando esté vislumbrando algún  proyecto de negocios, sostenga un trozo de jade en su mano por unos instantes. Siéntase inspirado con sus energías favorables y luego decida qué decisión tomar.

Para volver a China, se sabe que los hombres de negocios metían las manos en los bolsillos de sus chaquetas, o entre las mangas para apretar entre sus dedos durante todas sus negociaciones las preciosas cuentas de jade.

Es una de las piedras más valorizada por esta cultura, debido a sus mágicas propiedades que han sido demostradas a través de la historia.

Otro término chino para esta piedra es “Jade Imperial”.

Los maoríes usan también el jade para tallar figuras de sus dioses ancestrales, a las que llevan como protección

En el antiguo Egipto también  era utilizado por sus propiedades mágicas, se le atribuía la cualidad de alejar entidades de las zonas en las que se encontraba.

También en América los aztecas utilizaban este cristal para realizar sus talismanes y sus armas.

El jade es una piedra que goza de una impresionante historia, que se remonta nada menos que a miles de años antes de Cristo. Su dureza y resistencia la han hecho perdurar a lo largo de los siglos. En Asia se la considera como una de las piedras con más propiedades mágicas y se hacen amuletos  de jade que se supone han de llevar a sus propietarios poder, erudición, pensamientos puros, larga vida e inmortalidad.

Atrae suerte y dinero. Protege de enfermedades y propicia sueños adivinatorios. Es otra de las piedras que se usa por las mujeres que dan a luz. También se cree que ayuda a curar el estómago y los problemas intestinales.

Hasta el día de hoy lo utilizan por sus poderes y atributos los árabes, los turcos y los armenios.

Se sabe que el color original de esta piedra es el blanco, sin embargo la composición de minerales en su interior consigue que éstas tomen distintos colores como el verde, negro, celeste, dorado y  amarillo.

Es categorizada como la reina de las gemas, porque contiene las virtudes del amor al prójimo; la modestia, el valor, la justicia y la sabiduría, y hasta el mismo Confucio recomendaba su utilización, ya que quien se identifica con ella recibe su fuerza magnética.

Es símbolo de belleza, autoridad, tenacidad, y aporta paz. Este cristal ayuda también  a aumentar el nivel de conciencia.

Nos facilita un mayor conocimiento de nosotros mismos al aportar longevidad a nuestras vidas, mejora la propia existencia ayudando a liberarse de energías negativas, y aquietando la mente para poder vivir el día a día cotidiano más fácilmente.

Está vinculado con el chakra del corazón, incrementa el amor, los cuidados y aporta armonía equilibrando el ying y el yang.

    Una de las principales propiedades del jade es que tiene una gran capacidad para armonizar las energías del cuerpo humano y del hogar. Esto significa que, gracias a la acción de esta piedra, nos sentiremos más calmados y tranquilos, lo que es ideal para personas que sufren de los nervios. Con este efecto relajante, se consigue que suavicemos nuestras emociones y que, incluso, superemos nuestros traumas o las tensiones que puedan flotar en el ambiente de nuestro hogar.

El jade también se relaciona con la capacidad de conseguir un nivel de meditación adecuado para encontrar la paz interior y la armonía de cuerpo y espíritu.

Un bálsamo para nuestra alma y un poderoso remedio para nuestro cuerpo, sigue vibrando entre nosotros esta hermosa gema con tanta historia y secreto que ha sido utilizada por grandes emperadores e Imperios y que humilde y servicial, como son los grandes seres, continua brindando su servicio a la humanidad.