Estemos en contacto

Contacto

PIN. BE. INST. TW.

Silvia Canda

  |  Revistas   |  Piedras de la luna

Piedras de la luna

En mi caso todo lo referente al aspecto lunar, me mueve, sensibiliza, y en eso me siento una con todos y con mi planeta también que paradójicamente se llama Tierra, pero que está compuesto en su mayor parte por AGUA, al igual que nosotros, los seres que lo habitamos, que en nuestra composición tenemos gran parte de fluidos,  que reaccionan a los sonidos, a los sentidos, a las emociones.

Pero, que son las emociones? Podemos buscar en un diccionario, y nos dice: Emoción es Agitación, turbación del ánimo.

Porque las emociones siempre nos “turban”, nos “enturbian” como el agua cuando se remueve?

Ese movimiento que no siempre significa un moverse en forma negativa, porque hasta las emociones llamémosle positivas también nos sacan de eje, nos alteran en un punto. Entonces de que manera  podríamos “domar” estas emociones, y con esto no quiero decir “no sentir” sino poder conectarnos con una voluntad superior, para de esa manera poder experimentar tranquilidad y paz.

Para ese fin les presento en este caso a las hermosas PIEDRAS LUNA o PIEDRAS DE LA LUNA,

Ellas ejercen esa misma fascinación que puede ejercer en nosotros la observación de la luna en una hermosa noche, ya que son bellísimas y reflejan un brillo diamantino. Su nombre se debe al resplandor blanco que la caracteriza, semejante al brillo lunar, que es conocido como adularescencia.

La piedra de la luna posee una gran gama de colores, que van desde la variedad incolora hasta los colores gris, marrón, amarillo, verde o rosa. Y tiene diferentes tonalidades que pueden en el caso de las variedades llamadas  “rainbow” (arco iris), tener tintes celestes y hasta violáceos.

Lo interesante de estas gemas, es que reaccionan como las estatuillas que alguna vez pudimos comprar o ver  en nuestras vacaciones, que iban cambiando de color según la humedad ambiente, es que varían su color acorde con nuestra  emoción. Se dice que si la energía que desprende la persona con la que está en contacto es positiva, la Piedra de Luna Rainbow (arco iris) siempre muestra sus tonalidades azules o violetas mucho más intensas, con más luminosidad y viveza. En el caso de las blancas y de otros colores se intensifica su brillo “lunar” o adularescencia. Nos muestra el brillo o la luminosidad que podemos proyectar como personas (la “buena vibra” diríamos). Si la energía que desprende la persona es negativa, la Piedra de Luna pierde su brillo y luminosidad. Se va oscureciendo hasta adoptar unas tonalidades más grises o pardas. Pierde su natural belleza, es como si se “apagara”.

Es decir que esta piedra genera “empatía” con la persona que la porta, y nos muestra a través de sus diferentes tonalidades el tinte emocional de dicha persona, tiene como diríamos cierto “ poder mágico”, esto la ha caracterizado a través de los tiempos y ya desde la antigüedad se la consideraba como un fuerte amuleto. En la India, lugar de donde procede esta gema fue siempre considerada como una piedra de orden sagrado .Cuenta la leyenda que una vez cada 21 años el Sol y la Luna tenían un vínculo muy especial entre sí y esto daba lugar a que el oleaje arrastrara estas piedras hacia la orilla. 
Es muy benéfica para los enamorados ya que despierta la pasión y la ternura. 
Por este motivo es muy común que el novio regale a la novia una piedra de estas características el día de la boda. 
Todavía hoy es un regalo muy valorado por los amantes. 
También esta bella gema nos presta una invalorable ayuda mostrándonos a través de su brillo y cambio de tonalidad cuando estamos en algún sitio que no está con una buena energía. Es capaz de cambiar sus tonalidades y luminosidad dependiendo del ambiente en el que se encuentre. 
A mayor energía positiva del entorno es más luminosa y colorida.
Así es como esta piedra tan especial nos avisa que  nos hallamos inmersos en un entorno nocivo. . Cuando la Piedra de la Luna nos avisa hay que estar alerta. A la Piedra de la Luna no se la puede engañar!
Ella siempre nos ilumina de alguna manera con ese brillo de luz de luna que aparece reflejado en su superficie  y es una fiel compañera y amiga,

Es una gema que fue considerada en todos los tiempos y culturas como representante del avance espiritual y portadora de buena suerte.

Tiene como propiedad esotérica la claridad y se considere una de las gemas predilectas para favorecer el crecimiento espiritual.

. Es una piedra reflexiva y nos recuerda que, tanto como la luna que  crece y mengua, todo forma parte de un ciclo de cambios .Es por esto que colabora en los procesos emotivos para aprender y aceptar las transformaciones, Su energía es receptiva, pasiva y femenina.

Potencia la empatía, equilibra las energías masculinas y femeninas, hace consciente lo inconsciente, y enfatiza las capacidades psíquicas.

¿Qué mas podemos pedirle?