Estemos en contacto

Contacto

PIN. BE. INST. TW.
Image Alt
Iconos sagrados

Íconos sagrados

Arte

Íconos sagrados

“La religiosidad surgió desde el comienzo de los tiempos debido tanto a la necesidad de poder dar una explicación a los fenómenos que no podían ser entendidos por la mente humana como a la de encontrar una transcendencia para el alma humana”.

Podemos observar en las diferentes religiones que se manifestaron en la historia de la humanidad el uso de imágenes que representan cuales son los motivos centrales místicos de cada una de ellas, incluyendo la propia divinidad.

En la prehistoria eran representadas los animales salvajes, incluso eran creados ídolos de barro y otros elementos de religiosidad tribal.

Los iconos cristianos se alimentan de la representación pictórica de Grecia y Roma, se expanden entre las primeras comunidades cristianas a medida que crece la fe en Cristo, con la labor realizada por sus primeros discípulos.

Se utilizan estas representaciones realizadas en pequeñas tablillas de madera transportables, para enseñar la vida y obra de Jesús.

Durante siglos los Iconos comenzaron a expandirse, a medida que crecía el culto cristiano, que se entremezclaba con las influencias paganas, adquiriendo verdaderas adoraciones a estas “tablillas”.

En el siglo VIII, en Bizancio, se comenzaron a controlar tanto Monasterios como Iglesias que se habían enriquecido con las donaciones de los fieles que los visitaban para adorar los Iconos que se encontraban en sus interiores.

Luego siguió una lucha, en la cual se impone la dulia, o veneración a los Iconos.

Tanto la Iglesia católica como la ortodoxa han defendido y respetado a los Iconos, por aquello a lo que representan; sin embargo no aceptan la adoración a las tablillas, ya que esto indicaría que ellas por sí mismas son objetos divinos.

Cada Iglesia tiene sus particularidades y excepciones en cuanto a este tema; para los ortodoxos los Iconos transmiten la imagen del propio Dios y sus santos.

LOS ICONOS ERAN UNA MUESTRA DE LA OBRA DE DIOS.

Los pintores son co-participes de esta obra convirtiéndose en instrumentos de la divinidad.

Es por eso que durante siglos, estos fueron realizados por monjes o sacerdotes que se ponían a disposición de lo divino para poder trabajar en su obra.